The Beautiful People - Los Seguidores

martes, 28 de agosto de 2012

BILL FAY - LIFE IS PEOPLE





Lo bueno de la música es que esconde todavía grandes secretos, siempre hay uno escondido. Un artista maldito que resurge, un alma dolorida que se atreve a volver a componer. Un ermitaño que resurge  en el mundo moderno, o simplemente un artista del que la prensa, y el público fácil de contentar paso de largo a la salida de sus obras.

Alguien ha dicho de Fay que es “el J.D. Salinger de la música en el Reino Unido” creo que le va como anillo al dedo este titulo.



Caso de Fay hay muchos, tanto en el mundo de la música, como en el de la literatura, la pintura y todo lo que pueda interesar la industria de la cultura. Dicha industria siempre manejada por individuos sin personalidad que viven al ritmo que marca los gustos de las masas y teniendo una  inmoralidad altiva e parcial con el arte.


Bill Fay es un cantautor y pianista ingles, cantautores hay miles, tantos como jugadores de futbol, es decir! Pero que lo que interpretan salga del corazón hay tan pocos como gente honrada en un gobierno!
La única maldición que tuvo el pobre Fay, no fue una vida atormentada por sus demonios, si no que simplemente sus primeros trabajos no se le dieron ninguna promoción y una pésima distribución. Su primera demo la grabo junto al batería de Them; Terry Noon. Fue Noon, impresionado por el talento de Fay, que consiguió que el sello Deram se interesara por el. Y desde  su primer sencillo, "Some Good Advice"/"Screams in my Ears",  en 1967, ya uno podía intuir que Fay no era otro cantautor del montón. Persistió en su intento de hacerse un camino entre Dylan, Cohen, Morrison y otros grandes. Lanzo  dos discos, Bill Fay en 1970 y Time of the Last Persecution en 1971. Nadie le presto el más mínimo interés por lo que el sello Deram rescindió su contrato, salvo el gran John Peel que hizo todo lo posible por difundir su música.


Fay vivo apartado de la farándula, y empezó a trabajar como la mayoría de los mortales;  como jardinero, empleado de una empresa de limpieza, jornalero de campañas de recogida fruta y reponedor en un supermercado. A finales de los 70 le entro de nuevo el gusanito y volvió a un estudio de grabación para poder plasmar sus historias y sueños, aquel trabajo tardo años en ser publicado, salió en enero del 2005 bajo el titulo de  Tomorrow, Tomorrow & Tomorrow”. Justo un año antes el sello británico Wooden Hill editó una recopilación de grabaciones caseras grabadas entre 1966 y 1970 “From the Bottom of an Old Grandfather Clock”. Aquellos dos trabajos surgidos en un momento del resurgimiento de nuevos abanderados del Folk, hizo que grupos con un atractivo mas influyente sobre el publico, declarasen a Fay como una influencia y como un artista a (re) descubrir. Wilco  interpreto el  tema "Be Not So Fearful" en muchos conciertos y Jeff Tweedy  interpreto temas de Fay en cantado en el documental " I am Trying to Break Your Heart".


Fay salió al escenario para interpretar el  tema junto a Wilco en Londres. Ahora revindicar su nombre es algo que otorga un plus de notoriedad y carisma a muchos y un sinfín de banda retoma temas compuestos por el bueno de Fay: Jim O'Rourke, Ben Chasny de Six Organs Of Admisión y David Tibet de Current 93 son algunos ejemplos. Sin olvidarnos del gran Nick Cave que le venera y comparten esos himnos que departen perdón, esperanza, sosiego y emoción.


                                      Aquí le vemos junto a su gran amigo David Tibbet.


Dicha promoción milagrosa no solo ha beneficiado los bolsillos de Bill, pero también ha reactivado su materia gris, con lo que en este año nos ha obsequiado con un nuevo trabajo.
Y de nuevo este hombre demuestra ser, un MUSICO en mayúsculas. Fay puso una condición antes de empezar a grabar otro disco, y no era nada mas y nada menos el de  no recibir ni un céntimo de regalías o ganancias sobre las ventas de su trabajo. Ha obligado a que el contrato estipule que todo el dinero vaya a Médicos sin Fronteras. Este gesto podría cerrar la boca a mas de uno de esos personajillos llamados músicos que van del rollo  retorno a la naturaleza y amor a la música, pero solo les interesan los beneficios.



“Life Is People”  es su nuevo trabajo, lanzado en pleno verano, es una bocanada de aire fresco.Un trabajo llamado a ser una “Masterpiece” como dice los ingleses.
Su titulo es toda una declaración de mentalidad, una concepción de la vida, abierta con los brazos de par en par y con ganas de ofrecer paz y amor. Es un trabajo introspectivo y reflexivo, no por nada Fay ha tenido tiempo para mentalizarlo en su interior. Fay  es un asiduo y erudito lector de la Biblia, pero es un pecador como todos nosotros. En ningún momento se quiere colgar el  San Benito de los fanáticos que no saben leer entre las líneas de la sagrada Biblia. 


Bill Fay es un tipo optimista, no un depresivo que se arrodilla e implora que Dios le otorgue clemencia. Fay es un hombre de la calle, un pasajero mas en el metro que vuelve extenuado, con los ojos cansados  y los pies hinchados por un duro día de trabajo. Y su mensaje es este el que quiere traernos, un disco que se inspira en lo cotidiano, en lo que nos rodea a todos, “jardines, las capillas, los parques infantiles”.
Fragmentos de sus textos te demuestran que su poesía, proviene del asfalto y el cemento;  “limpiar durante años los suelos y paredes de las fábricas”, “llegada constante de almas a las costas de la eternidad” y  “cada batalla perdida es una oportunidad para triunfar”.


Bill Fay es un tipo optimista que te cuenta nuestra propia rutina de manera dulce, acariciando  la memoria y los sentidos  con esa voz particular, con ese piano que dibuja, perfila y colorea cada composición. Un disco que es una epopeya plasmada de pequeñas piezas que se van encajando una con otras. Donde se te puede encoger el alma con “The Never Ending Happening” para luego ir subiendo hasta  la cumbre con “Cosmic Concerto”, donde uno roza el  mayúsculo deleite de escuchar música.
Los discos de Fay en su edición en vinilo son bastantes raros y tiene una buena cotización, aunque son fáciles de encontrar en Cd desde que Eclectic Discs los volvió a editar en 2005.

Para completar este post y leer otra maravillosa opinión sobre Bill Fay, os dejo el enlace del blog de mi amigo Toxico!

11 comentarios:

gonzalo dijo...

Peazo post ¡ A buscar en la red donde comprar discos de este hombre. Thanks (el aspecto pedagógico de este blog es infinito)

ned henry dijo...

Es que desde el exterior de esas personas, desde esa visión que uno percibe sobre lo que sugieren, sobre lo que te inspiran y sobre lo que transmiten, te das cuenta, en casos (contadisimos) como el de Fay, que pueden que no lo sepan y que sean como el cronista dice, de carne y hueso y pecadores, quién no lo es, pero son personas de las que uno se encuentra, de pronto, con un pensamiento rondandole la cabeza que no es otro que Más tipos como Bill y menos tiburones.

No sabía lo de Médicos sin Fronteras, gran entrada. Un abrazo y gracias!!!

nikochan dijo...

Me recomendó el disco "Ned" y estoy muy contento de hacerle caso. Y después de leerle a usted tendré que mirar hacia el pasado y rescatar algo de sus trabajos anteriores. Un saludo.

Addison de Witt dijo...

Impresionante post, magisterio, desconozco a este señor pero es evidente después de leer el post que hay que solucionarlo, la lista de pendientes ineludibles no deja de crecer.
Un abrazo TSI

Agente Cooper dijo...

Un post precioso y como dice Addison, otro nombre a añadir a esa lista que no para de crecer.

Abrazos.

Chals dijo...

Desconozcía este disco hasta que primero Joserra me lo recomendó, para más tarde leer ese magnífico post que escribió Ned. Con esta entrada la visión es completa, sólo me falta profundizar en toda su obra para poder ablar con propiedad. Excelente post. Saludos Tsi

ned henry dijo...

Tsi, es sólo para decirte que Guzz anda triste y desconsolado porque no entras en su nueva creación bloguera titulada Citizen Guzz. Lleva así meses y se pregunta amárgamente por qué tú o mr. Truffle no entráis y os hacéis seguidores. Ahí va el enlace. Abrazo!!

http://citizenguzz.blogspot.com.es/

Ginebra dijo...

Bill Fay respira espiritualidad en cada nota. Me gusta mucho. De alguna forma me recuerda un poco (en el estilo y en la forma de huir del público) a Ray Lamontagne, un cantautor con mayúsculas, como lo es Neil Young... los tres tienen algo en común, desde mi punto de vista.
Gracias por estos temas tan bonitos, yo me quedo con el último, lo más reciente de él.

Jah Work dijo...

Gracias, como siempre!

Freaky Boy Hood dijo...

Lo leí, claro que lo leí. Y ya sabes que cuando tú dices por aquí... Por ahí voy yo. Y lo busqué, y me quedé fascinado. Y bueno, creo que es mi disco del año... A no ser que Nick sacara el mejor de su carrera, que entonces tendría que pensármelo.

Un abrazo grande.

Carlos dijo...

Escuchen y abran el oído zen en "Big Painter" el corte 2 del este ya clásico y eterno trabajo de Fay.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...